Mexico

Hubo una vez en los Estados Unidos de América, "mexicanos" que cruzaban la frontera eran bienvenidos y celebrados. "Los mexicanos" circulaban libremente por las trece colonias, apreciados en los negocios y hogares que tuvieron la suerte de tenerlos. La escasez de "mexicanos" era un grave problema, una preocupación constante y continua para el Ejército Continental. Muchos de los "mexicanos" eran de Guanajuato, un estado famoso por una revolución americana a finales del siglo 20.

Durante los años de la Guerra de Independencia en la década de 1770, la plata de las minas en México alcanzó el aumento más rápido en más de un siglo de producción. A través de esta cuadruplicación de la producción, México representaba el 67% de toda la producción americana de plata. Guanajuato, el principal centro, igualó la producción de todo el virreinato de Perú o La Plata. Las monedas de plata eran conocidos como piezas de a ocho, pesos o "mexicanos", y fueron utilizados en todas las colonias de América del Norte. Incluso el Ejército británico en América del Norte pagaba a sus tropas en pesos de plata. En noviembre de 1776, varios meses después de la Declaración de la Independencia, el Congreso aprobó el peso de plata como su moneda estándar.

La explosión en la producción de plata durante esos años fue resultado de las mejoras en los incentivos fiscales, las políticas gubernamentales para los precios de los productos básicos, el duro trabajo de los mineros de plata, y la capacidad de gestión de los "reyes de la plata".

Las operaciones de refinación y minería del mercurio en la fábrica real de Almadén fueron actualizados, lo que permitio un incremento en la producción de mercurio que es esencial para la producción de plata. José de Gálvez, ministro de Indias y el tío de Bernardo de Gálvez, incrementaron aún más los incentivos reduciendo a la mitad el precio de este componente esencial, y también reducir el precio de la pólvora en un cuarto.

La población trabajadora mexicana aumentó durante esta década, y los diversos mineros mexicanos de plata eran una fuerza de trabajo libre, bien pagados, y de gran movilidad. En la mayoría de los campamentos, los mineros ganaron una parte del mineral de plata, además de su salario diario.

Los 'reyes de la plata' colaboraron con los comerciantes-capitalistas para respaldar empresas que a menudo requiere años y a veces décadas de inversión antes de obtener ganancias. Una elaborada cadena de crédito se extendía a lo largo de el "camino de la plata" desde los bancos y comerciantes en la ciudad de México a los comerciantes locales y las refinerías en los campamentos principales quienes financiaban a los mineros. La escala de las empresas mexicanas rivalizaba con las empresas de toda Europa. Estos hombres ganaban una fabulosa riqueza que aún hoy es visible en las ciudades coloniales como Querétaro y Guanajuato.

Podemos especular sobre el impacto de este aumento en la producción de plata durante la Guerra de Independencia, cuando las colonias estaban desesperados por divisas. Los Españoles impulsaron pliticas que deliberadamente permitió a los norteamericanos ganar más plata del que necesitaban: los norteamericanos se les permite vender los productos básicos como la harina en La Habana, un centro líder en el comercio internacional. A su vez, con la plata mexicana que los norteamericanos ganaron, fueron capaces de comprar los suministros necesarios militares como la pólvora en los mercados mundiales.